Técnica del Currican

El curricán es una técnica de pesca que consiste en arrastrar los señuelos con el barco en movimiento de tal forma que los peces se sientan atraídos a atacarlos.

Para piezas pequeñas y no muy alejadas de la costa se denominará costero y para grandes ejemplares normalmente a muchas millas de la costa de altura. También existe el de fondo que como su nombre indica arrastraremos los señuelos en profundidad. Cada una de estas modalidades exige diferente material.

Para algunos puede parecerles un sistema de pesca en donde arrastrando una serie de señuelos y sin hacer nada más, algo picará, pero realmente requiere paciencia, habilidad, observación y técnica si se desean tener jornadas fructíferas.

Iniciaremos por el costero ya que su práctica no exige un desembolso importante y al no ser muy alejado de la costa puede ser practicado por multitud de embarcaciones de pequeño porte y nos servirá de iniciación al curricán de altura si nos decidimos practicarlo utilizaremos artificiales como engaño lo que nos evitará con respecto al natural el cambiarlo continuamente por deterioro y que además existen cantidad de colores y formas que nos permitirán escoger dentro de una gama muy amplia.rp_040614_2130_TcnicadeelC1.jpg

Los factores fundamentales que debemos tener en cuenta para el curricán son: Estacionalidad y zona de pesca: Estamos buscando especies que se desplazan en unas épocas concretas por lo que nuestro primer objetivo será encontrar la zona más probable. En verano, con aguas calientes, se acercan a nuestras costas especies como caballas, melvas, llampugas o bonitos entre otras susceptibles a ser pescadas por este método. Los encontraremos normalmente en fondos entre los 35 metros y 100 metros.

Existen zonas que poseen unas características propias que propician que haya una cantidad mayor de alimentos y en definitiva de peces. Normalmente, año tras año en las mismas fechas aparecen los bancos de peces y hemos de anotar los puntos ya que nos serán siempre útiles, es lo que denominan en otras latitudes “HOT POINTS” o puntos calientes.

Velocidad de la embarcación: Cada especie, cada señuelo e incluso cada barco tendrán una velocidad óptima que propicien un mayor número de capturas. Genéricamente para curricán de fondo de 2 a 3 nudos máximo, Caballas de 3 a 4,5 nudos, Bonitos, Melvas y Llampugas de 4,5 a 7,5 nudos y curricán de altura de 7,5 nudos a 11 nudos. Si el mar está calmado deberemos ir un poco más rápido y más lento si esta movido. Es conveniente ir haciendo cambios de dirección con la embarcación lo que propiciará un cambio de velocidad en función si vamos a favor o en contra de la corriente, incluso muchas veces las picadas las tendremos en el momento del cambio de dirección ya que los señuelos van a menor velocidad y arrancan de nuevo lo que incita al pez. También el recoger y soltar de nuevo propicia muchas veces la picada o cuando nuestros curricanes están pasando por encima de un averío es bueno reducir y aumentar de nuevo la velocidad hasta obtener la primera picada navegaremos según un esquema de giros de 90º cada cierto tiempo.

Share

Comentarios cerrados.